Image
Top
Navigation
February 18, 2016

Los excelentes beneficios del Té de Kombucha

El Kombucha, también conocido como el ‘Elixir de la Inmortalidad’ por la cultura china, se originó en el oriente hace 2000 años, y es una bebida con tremendos beneficios para la salud. El Kombucha es una bebida fermentada de té negro y azúcar (de varias fuentes como caña de azúcar, fruta o miel) que es un alimento funcional. Contiene una colonia de bacterias y levaduras que son las responsables de iniciar el proceso de fermentación cuando se combina con azúcar. Después de ser fermentado, el Kombucha se convierte en una bebida carbonatada y contiene vinagre, vitaminas b, enzimas, pro bióticos y una alta concentración de ácidos (acético, glucónico, glucárico y láctico).

La solución de azúcar y té es fermentada por bacterias y levaduras conocidas como colonia simbiótica de bacterias y levaduras. Aunque es hecho con té negro, el Kombucha también puede prepararse con té verde. Puede comprarse ya hecho en tiendas de salud o hacerse en casa.

Kombucha tea

Beneficios del Té Kombucha:

  • Desintoxica el cuerpo, reduce la carga al páncreas y al hígado
  • Alto en acido glucárico, el cual ayuda a prevenir el cáncer
  • Puede prevenir y tratar todo tipo de artritis y dolor de articulaciones
  • Mejora la digestión y combate el crecimiento excesivo de levaduras
  • Estabiliza el humor y la claridad mental
  • Rico en antioxidantes – estimula el sistema inmunológico y los niveles de energía
  • Mejora el metabolismo y limita la acumulación de grasa

PREPARACIÓN DEL TÉ DE KOMBUCHA

Se prepara en un recipiente de cerámica, peltre, plástico o cristal, sin borde de metal. No hay que tocar el hongo de Kombucha con nada de metal, ni anillos. Si se usa una cuchara, asegurarse que sea de madera o de plástico.

Caliente 3 litros de agua. Cuando el agua empiece a hervir, agregue una taza de azúcar (azúcar morena y/o piloncillo). Deje que hierva 5 minutos. Apague el fuego y agregue 5 bolsitas de té, cualquier tipo de té negro. Tape y deje que repose 10 minutos. Deje que se enfríe. Agregue 1 taza de té Kombucha del lote anterior, o 2 cucharadas de vinagre si es la primera vez.

Cuando se enfríe, coloque el hongo encima del líquido y tape el recipiente con manta de cielo. No se tape con una tapa, las bacterias necesitan respirar. Se coloca el hongo de Kombucha con el lado liso hacia arriba.

Deje que se fermente siete días, sin moverlo, en un lugar fresco (21-24 grados). Después de siete días, quite el hongo con cuidado y déjelo en un plato. Notará que el hongo se reproduce, formándose un “hongo bebé” encima del original. Separe los hongos suavemente con las manos. Coloque cada hongo en un recipiente con la solución de té y azúcar para iniciar el proceso de nuevo.

El hongo es sensible. Si se hunde, déjelo. En unos pocos días volverá al superficie.

Tome el té que el hongo Kombucha produjo. Cuele el té por manta de cielo y guárdelo en una jarra o frasco que no sea de metal (ni tapas ni asas). Manténgalo en refrigeración.

Tome 120 ml. (media taza) cada mañana en ayunas. Si se sigue fermentando y el sabor se vuelve muy fuerte, se puede diluir con un poco de té fresco.

El té de Kombucha no se recomienda para mujeres embarazadas o en lactancia.